#SinJusticiaNoHayDerecho : Presentación de Javier Gallego

Cuando experimentas la injusticia no puedes evitar sentir dolor y sin embargo ellos quieren que sientas, pienses y recuerdes como tu enemigo ¿Cómo? Instaurando por ejemplo que la crisis la montó sobre todo el obrero que vivió por encima de sus posibilidades, no esa gente con mucho dinero que ha seguido ganando mucho dinero con ella. ¿Quién debe pagarla? Los inmigrantes morenos, tú sólo apriétate el cinturón que si vuelves a migrar a Alemania como tu abuelo sea por mejorar el currículum. Y si no puedes dormir pues toma prozac, porque su objetivo es que los hombres y mujeres de bien no hagan nada, no se rebelen, no creen vínculos afectivos. Está vetado otro imaginario en el que los contratos eran abusivos y los políticos no hicieron lo mejor que pudieron. Como si lo rentable no fuera rescatar familias sino a los bancos 😛
La verdad es que nosotras hemos pagado en carnes todo el castigo mientras que los banqueros y sus gestores políticos han salido exonerados, y es lógico pues lobo no come a lobo por mucho que la verdad se disfrace y la explotación se justifique. Han burlado la igualdad y quienes aquí nos damos cita exigimos justicia. Y justicia es reparación a las víctimas, como también garantías de no repetición. La sociedad no se merece que los derechos humanos pasen a ser negociables. Al pueblo nos han robado la soberanía y por eso es vital empoderarse, esto es, ganar poder. No os hablamos de asaltar los cielos, sino de recuperar los barrios. Parar 3000 desahucios o realojado a 3000 familias como ha hecho la PAH es mostrar que el poder puede venir de la solidaridad y del apoyo mutuo de las de abajo. Y las de abajo somos el 99%, tanto el trabajador social como la vecina forzada a okupar, aunque le falte un papel. Porque la dignidad es inalienable, no necesita un permiso. Ante el Tribunal Supremo no venimos sólo a que nos compensen con dinero porque tras quedarse la casa aún nos dejaron con deuda, venimos también a que se reconozca el relato de las víctimas sobre las causas últimas que provocaron la injusticia. La mayor deuda no está en el PIB sino que es social. Así que no vamos sólo a plantear una ley alternativa porque el pueblo unido sabe ser propositivo, vamos también a reclamar una identidad distinta a la de sujetos pacientes. Vamos a ser agentes para introducir la realidad social en los tribunales y que las leyes se apliquen en función de esa realidad social. A quienes han recortado su tratamiento médico, a quienes tienen la pensión congelada, a quienes han sufrido un ERE porque la previsión de beneficios ese año era menor, a quienes cuidan a sus mayores y dependientes, a los niños que han dejado sin hogar, a todas las que no disfrutan de una vivienda asequible, digna y adecuada. ¡¡Juntas sí se puede!!!

ver video: https://www.facebook.com/CoordinadoraViviendaMadrid/videos/1178951288851594/

Coordinadora de Vivienda de Madrid.

Foto: Juan Santiso

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *