Historia de la PAH: Una historia de lucha, amor y empoderamiento

Uno de los movimientos sociales y políticos más impactantes e ilusionantes de los últimos tiempos han sido: las Plataformas de Afectadas por las Hipotecas. Este movimiento surgió inicialmente en Barcelona en el año 2009, hace 7 años, en un momento en que en España aún se negaba la “crisis”. Sin embargo, las dificultades para mantener o encontrar trabajo, la pérdida de poder adquisitivo, y los recortes en derechos fundamentales sí que se reflejaban en el rostro de la gente la situación de desasosiego. Pero este escenario en realidad, no era nuevo en nuestro país. Lo que sí iba a ser nuevo, era que la burbuja y estafa inmobiliaria de años atrás en la que habían sumergido a nuestro país, iba a explotar, llevándose por delante las ilusiones, la estabilidad y el espacio vital de cientos de personas en nuestro país.
Cuando las deudoras de buena fe que en su día se habían visto abocadas a suscribir un préstamo hipotecario dejan de hacer frente al pago de sus hipotecas, comienza sin piedad, la sangría hipotecaria. Pese a que la gente no conociera cuáles eran las condiciones reales de sus compromisos hipotecarios, pese a que la gente no era consciente años atrás, que el contrato de préstamo hipotecario iba a convertirse en un sin vivir, y que las leyes hipotecarias eran crueles e injustas….decenas de personas anónimas, comprometidas con los derechos humanos iban a impulsar PAH,s por todo el estado español.
Después de Barcelona, vino Murcia y Valencia. Y entre estas 3 PAH´s se organizaron para organizar la rabia y defender la alegría. La alegría de saber que las personas no eran las responsables de esta barbarie financiera y que, frente a la soledad e indignacion tocaba la solidaridad y rebeldía.

Muchas desconocíamos como era un procedimiento judicial, que fases tenía y si se podía hacer algo legalmente. Por no saber no sabíamos ni que implicaciones podía tener realmente no pagar la hipoteca, porque en nuestros corazones no imaginábamos no hacer frente a nuestras obligaciones. Aprendimos a marchas forzadas entre la solidadridad y la generosidad de la causa, la causa de la generosidad, de aprender a vivir y sentir desde la colectividad. En aquella época, lo que más hacíamos era parar desahucios a pie de calle, y así conseguimos que se empezase a visualizar cual era la situación que estábamos afrontando. También aprendimos a dibujar sonrisas y compartir esperanzas.
Un momento imporntante para el movimiento fue el 2011, con nuestra ILP (Iniciativa Legislativa Popular), preparando el texto de la ley, preparando su presentación en el congreso y lo que sería la siguiente campaña de recogida de firmas. Y mientras estábamos en ello, en mayo de 2011 nace el 15M, que fue como una explosión de radicalidad democrática. A la PAH nos vino genial, y como también estábamos en las plazas, el 15M asumió desde un principio, casi como suyas las reivindicaciones de la PAH. Tejimos redes y abrazos, luchas y sonrisas, y paramos desahucio, uno detrás de otro. Era emocionante ver tanta gente que no se conocía parando un desahucio, haciendo frente a la inhumanidad hipotecaria. Conseguimos sobre todo, además de pequeñas victorias, visibilizar mediáticamente los desahucios. La gente empezó a ver la crueldad con la que se nos trataba a las activistas que defendíamos que no hubiera casas sin gente, ni gente sin casas. Empezamos a concienciar a las afectadas, que esto no era un problema individual sino colectivo, propio de sociedades crueles e injustas como la capitalista. La gente dejo de estar ajena a lo que estaba pasando. Y empezaron a poner rostro a la estafa hipotecaria.

Esto creó unas condiciones idóneas para que en 2012 iniciáramos la campaña de recogidas de firma para la ILP, hasta que en diciembre de 2012, ocurre un caso muy importante que es que sale una sentencia, la del caso ASIS, del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que hace que por primera vez se cuestione a nivel europeo, la crueldad de la legislación hipotecaria en España. Lo que supone un avance importante y no solo en el plano social, que era el que estábamos dominando, sino también en el terreno jurídico donde empezamos a conseguir las primeras victorias. Esto marcó un antes y un después.

En marzo de 2013 ya habíamos recogido casi un millón y medio de firmas (para presentar una ILP se necesita sólo medio millón, sin embargo lo habíamos triplicado) y así llegamos al Congreso de las y los diputados, con nuestra ILP, con un montón de sueños y dignas propuestas. En aquel momento el PP tenía admitidisimo que no iba a aceptar a trámite bajo ningún concepto nuestra ILP, es decir, que la iban a rechazar. Sin embargo, ese mismo día, cuando se acababa el plazo, justo ocurre un hecho gravísimo, que fue el suicidio de una pareja de ancianos en Mallorca, a los cuales encontraron con una nota donde contaban que iban a ser desahuciados y por esa situación ponían fin a sus vidas. Al PP y su hipocresía, no le quedó otra opción que aceptar a trámite la ILP.
Éramos y somos un movimiento bien articulado y cohesionado, mientras se llevaba a trámite la iLP, pasan dos cosas muy importantes; una es que nosotras queríamos hacer llegar a las personas que decidían, es decir, que tenían el poder de decidir si esa ley se llevaba a cabo o no, los diputados y diputadas, nuestras reivindicaciones, y empezamos la campaña de los escraches (por ejemplo la de Gonzalez Pons en Valencia, el de Soraya Saez de Santa Maria y muchos otros en Catalunya), Lo que provoco que nos tacharan de filoetarras, de terroristas, de coaccionantes, pero, en paralelo a eso, resulta que la opinión de más del 90% de la gente estaba con la PAH. Fue el momento de mayor visibilidad y la PAH y el pueblo habíamos abrazado nuestras complicidades. Tuvimos un crecimiento enorme en apoyo social, participación de la gente y resolución de casos.
A su vez seguíamos avanzando en lo que eran temas jurídicos.
Y que hizo el PP con nuestra ILP? Pues la metamorfoseo, convirtiéndola en algo horroroso en algo inútil, en algo al servicio de los bancos nuevamente, y sacan la ley 1/2013 con la que ellos decían que se iban a acabar los desahucios. Esta ley 1/2013 ha sido revolcada creo que 8 o 10 veces por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que cada vez que le llega algún tema de esa ley la vuelve a revolcar y evidentemente no ha servido para nada, se siguen produciendo desahucios, se siguen produciendo ejecuciones hipotecarias y se sigue en la misma tónica que estábamos.
El caso es que después de toda esa amplitud, esa complicidad, ese apoyo social que habíamos conseguido con la ILP, pues habíamos salido con una victoria amarga. Victoria por la complicidad y apoyo social conseguido y amargura porque no se había aprobado.
Tras esto, hicimos los talleres de Asturias, en agosto de 2013, en un momento que necesitábamos recomponernos, la PAH necesitaba reorientarse y tomar una decisión acerca de que hacíamos ahora?, habíamos conseguido todo el apoyo de la sociedad, además de un millón y medio de firmas, y un montón de cosas y a pesar de todo, no nos escuchan, no nos hacen caso. Iniciamos el proceso que llamamos en aquel momento, de ROMPER POR ABAJO, que nos lleva a iniciar la senda de comenzar el trabajo de las ILP autonómicas para intentar que lo que no podemos sacar a nivel estatal, podamos ir sacando victorias a nivel autonómico.
Empezamos en Murcia, pero nos la tumbaron, no nos dejaron ni empezar a juntar las firmas, porque tenemos una regulación a nivel autonómico acerca de las ILP muy restrictiva.
Por suerte no éramos las únicas y detrás venían las compas catalanas que iniciaron la suya para la Ley 24/2015, una ley que todas hemos valorado positivamente, que todas hemos apoyado, que todas nos hemos movilizado cuando estaba en amenaza, esa Ley, nos ha permitido, por lo menos hablo de Murcia, nos ha permitido tener una ley en vigor. Y cuando estábamos en vísperas de que esa Ley se aprobara, estábamos celebrando una asamblea Estatal en Almería, en esa estatal plantee que quien había dicho que esa era la ley de las PAHs Catalanas? Esa Ley es la Ley de la PAH y entre todas teníamos que defenderla.
Pues como en ese momento político estábamos con el discurso de la Independencia de Catalunya y el gobierno se empeñaba en decir que NO porque todos los españoles somos iguales, pues, nosotras nos plantamos en Murcia con la Ley Catalana y le dijimos: Pues si todos los españoles somos iguales queremos que las familias murcianas tengan la misma Ley para defendernos que la que tienen las familias catalanas, y bueno…conseguimos una Ley que ahí está.
Y también ya ha habido leyes en muchas autonomías: Hubo una Ley Andaluza, una Ley en Canarias, una Ley en Navarra, una en Euskadi, una reciente en Aragón y ahora mismo se está luchando por la Valenciana. Pero ahora mismo todas las que han sido aprobadas están en el Tribunal Constitucional, el Partido Popular haciendo abuso de su posición en el gobierno, con el mero hecho de recurrirlas ante el Tribunal Constitucional, suspende la aplicación de esas leyes.
Pero en la PAH somos como somos, que si vamos a parar un desahucio y no podemos, y nos pegan, nos arrastran, nos multan, pues no pasa nada, nos levantamos y mañana vamos a parar otro desahucio, seguimos luchando, no nos rendimos JAMÁS! Si hay algo que caracteriza a este movimiento es que no nos rendimos. Pues a pesar de que nuestras leyes estén en el TC amenazadas, pues no nos rendimos, y seguimos luchando.
En 2015 llegamos a las elecciones, y llegamos a diciembre con la campaña con la que pretendemos, confrontar opiniones entre partidos para saber que piensan de lo que dice la PAH. Y esta campaña la denominamos LAS 5 DE LA PAH que incluía 3 de las iniciativas que llevaba originariamente la ILP de 2013 que eran dación en pago retroactiva, vivienda pública y social y Stop desahucios, y además incluía el tema de la pobreza energética y una petición de reforma de la LAU (Ley Alquiler). Con eso conseguimos apoyos de algunos partidos y rechazo de otros. Esta campaña la reiteramos en las segundas elecciones del 2016 y hasta aquí hemos llegado…..
Ahora mismo, necesitamos más victorias, somos un movimiento que no luchamos para mantenernos como estamos, como otros movimientos que luchan por mantener un estatus y que no se le recorten derechos, nosotros nacimos para conquistar derechos. ¡PARA CONQUISTAR UN DERECHO NUEVO!
Estamos lejos de la meta final, aún nos queda mucho camino… pero hemos de reconocer que hemos conseguido mucho desde el 2011, hemos avanzado mucho…y ahora tenemos que ver cómo nos relanzamos colectivamente para conseguir nuestra meta, que es para lo que nacimos…

#SiSePuede

Extraído de los talleres de Barcelona en noviembre de 2016 discurso del compañero Pako Morote y adaptado para PAH Valencia por Rosana Montalvan

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *